Relatos eroticos sexo duro

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. También puedes suscribirte sin comentar. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Home Inicio. Click here - to select or create a menu. Home Relatos eróticos y fantasías sexuales Relato erótico: Arena caliente.

Relatos Eróticos, Relatos Porno, Relatos XXX

Entradas Relacionadas: Relato erótico: Mis amigas y mi juguete Relato erótico: Tango para tres Relato erótico: El placer de la mística. Abr 13, 0 Abr 9, 0 Interesante relato y web. Leave a Reply Cancel reply. Vida sexual monótona y la ayuda de los sexólogos Sep 25, El Orgasmo Prematuro, otra forma de llamar a la eyaculación precoz Sep 24, El hombre y la vida sexual durante el embarazo Sep 21, Cuando recibí la invitación de Sara, no daba crédito.

Ya me podía imaginar caminando del brazo de Tom Cruise por los pasillos de una mansión con sólo un tanga, medias con liga y taconazo.

Navegación de entradas

A medida que iban pasando las semanas iba aumentando mi curiosidad. David ese fin de semana no estaría definitivamente, y yo tenía que confirmar si aceptaba la invitación. Había que mandar una foto de cuerpo entero y esperar confirmación.

relatos eroticos obsesionada con el sexo

Me parecía demasiado clasista, pero el morbo me pudo y la mandé. A los pocos días recibí confirmación.

Me aceptaban, y especificaban las reglas de la fiesta. Una especie de miedo y excitación recorrió mi cuerpo. Yo no era lo que se dice una monja, pero aquello era totalmente novedoso para mí. Es posible que haya gente conocida, mi jefe, amigos de David, pensé. La fiesta parecía de alto nivel, y todo era posible. La vida se vive una vez y necesito sentirme viva, me dije.

Relato erótico: Arena caliente

El día anterior a la fiesta David se despidió cariñoso, como siempre. Pero, aun así, algo me incitaba a hacer algo prohibido, a desafiar mis propias leyes.


  • se busca mujer poema.
  • Relato erótico: sexo casual en la Universidad.
  • Navegación de entradas.
  • Relatos de Sexo Anal!

Y llegó la noche del evento. Me puse un traje negro que me había regalado David, y que me ponía sólo en fiestas especiales.

Últimos relatos eróticos

Me sentía espectacular. La abertura de la falda era casi infinita, hasta a mí me ponía cuando me miraba al espejo. Me humedecía sólo de imaginarme cómo podía ser la noche. Llegué al chalet en taxi. Una extraña sensación me embargaba. Una valla se abría y los coches llegaban por una pequeña carretera hasta la puerta principal. El sitio era espectacular.